Amigurumi Daenerys
Amigurumi Daenerys

Crear un personaje con hilos

¿Cómo se hacen esos muñequitos tejidos? ¿Cómo se le ponen tantos detalles? ¿Cómo se le pone pelo?
Son muchas interrogantes y las respuestas muy largas; cuando comienzo a responder me emociono, salto de una cosa a otra y termino, captando aficionados o aburriendo al interlocutor. Entonces, para bien de los amigurumis, mío y tuyo, vamos a organizar estas ideas y crear un amigurumi por posts, ¿qué te parece?
Tejer un amigurumi es un proceso de mucho detalle, no es sólo dibujar en un papel o bajar una fotografía y comenzar a unir hilos (* varias técnicas* – otro post), es como todo proceso de creación el seguimiento intuitivo de varios pasos que comienza con una exhaustiva selección de materiales y termina con la frase “listo”.
La necesidad de crear un amigurumi puede darse por diferentes motivaciones, el deseo de aprender, para hacer un regalo, por encargo de un cliente.
Supongamos que ya sabemos el tipo de amigurumi que vamos a hacer (* tipos de amigurumis- otro post*) y tenemos suficiente información visual o ya le dimos forma en nuestra cabecita, así que ahora toca seleccionar el material.
Empezamos seleccionando los protagonistas: hilos y agujas; después hablaremos de los co-protagonistas: relleno, limpia pipas, alambre, tela y otros.
En internet hay infinitos blog describiendo este proceso siguiendo las instrucciones de la etiqueta para saber el tipo de hilo, la aguja recomendada y el color exacto que necesitas y ¡voilá!
¿Cómo hacemos si no contamos con la etiqueta?
Todo depende del punto de vista en que se mire, tenemos dos opciones: paras y te pierdes el proceso de “crear” o sigues y lo ves como una oportunidad de darle riendas sueltas a tu creatividad. ¿Qué opción escogerías tú? Si eres del segundo tipo, ¡ven conmigo!
Te enseñaré asi no tenemos la etiqueta:
– Trucos para determinar el grosor del hilo.
– Técnicas para establecer correctamente la relación entre el grosor del hilo y la medida de la aguja.
– Aprende a reconocer el tipo de hilo y usarlo acertadamente.
– Elegir el color del que necesitas o usar otras pautas cromáticas.
Si llegaste hasta aquí, elegiste la segunda opción, nos vemos 😉

Deja una respuesta