Elefanta tejida a crochet
Elefanta tejida a crochet

Los ciegos y el elefante

Hoy te traigo una leyenda hindú para que reflexionemos juntos.

Los ciegos y el elefante

“Mi verdad podría ser tu verdad o la tuya la mía pero si uniéramos las verdades de ambos podrían llevarnos más lejos del punto donde estamos aferrados pensando que tenemos la verdad.”
“La verdad es lo más elusivo que hay bajo el Sol, a veces está a simple vista ante nuestros ojos pero permanece oculta por nuestros propios prejuicios”.

Gundhramns Hammer

Había una vez una aldea poblada por completo de ciegos.
No sabían lo que era un elefante y llegó, por primera vez, uno a la aldea. Cómo todos no podían acercarse, designaron a siete ciegos responsables de descifrar lo que era un elefante.
A su llegada fueron rodeados y bombardeados con preguntas de los otros aldeanos.
– “Es un animal que se asemeja a una alfombra rugosa golpeada por el viento en un tendedero, o como un gran abanico”, dijo un ciego que había tocado la oreja.
– “¡En absoluto!”, dijo uno que había palpado la trompa, “Es una especie de serpiente muy gorda, muy nerviosa, con la cabeza peluda y húmeda”.
– “¡Qué va! Es una bestia enorme como el tronco grueso de un árbol”, se indignó el que había palpado la pierna.
– “El elefante es como dos lanzas”. Comento el que examinó los finos colmillos.
– “El elefante es como una soga fuerte y gruesa, que tiene un pincel en la punta.”. Éste le había examinado la cola.
– “No, no, es como un alto muro”, gritó otro ciego que había estado palpando el costado del elefante.
– “El elefante se parece a un tambor colocado sobre cuatro gruesas patas, y está forrado de cuero con pelo para afuera.” añadió el que logró tocar al animal en la panza y las patas.
Todos se enredaron en una interminable discusión durante horas sin ponerse de acuerdo sobre cómo era el elefante. Cada uno estaba plenamente seguro de lo que conocía.
Cada hombre podía “ver” en su mente sólo lo que podía sentir con sus manos. Como resultado cada uno se reafirmaba en que el elefante era como él lo sentía. Ninguno escuchaba a los demás.
Afortunadamente su conflicto no tuvo un final violento, pero la mayoría de los lugareños todavía no saben como son los elefantes. Solamente tres ciegos que se consideraban muy sabios, decidieron hacerse ayudar, y fueron a preguntar a otro sabio que había tenido la oportunidad de ver al elefante con sus propios ojos.

¿Qué crees sobre la enseñanza de esta leyenda india?

Deja una respuesta